Reiniciando la aventura

Goethe en la campiña romana

Suele decirse que el primer post de un blog es casi una declaración de intenciones. Pues bien, mi nombre es Francisco, aunque prefiero que mis amigos me llamen Fran. Soy profesor de Lengua y literatura, lo cual suele reportarme más de un quebradero de cabeza. Para más INRI, pertenezco a varias hermandades, con cuyas devociones disfruto. Infatigable lector, práctica de la que suelo extraer innumerables citas con las que luego flagelo a mis amigos y todo aquel que se me ponga por delante.

Muchos direis: ¿por qué un blog más?  y, ¿por qué esa cita en alemán? o incluso más aún ¿quién es ese tío con capote que aparece en la imagen? Pues bien, trataré de responder a esas preguntas. 

El crear un blog es simplemente por expresar aquello que uno lleva dentro, sin máscaras y también por tener desengrasado el “boligrafo” aunque éste sea virtual. También porque hay amigos con los que no mantengo un asiduo contacto, bien sea por cuestiones geográficas o temporales y a través de esta página quizás les sea más facil saber de mí, de lo que me ronda por la cabeza, qué me preocupa o simplemente qué libro estoy leyendo ahora o cuál es el último disco que escuchado… Eso sí, no se pretende pontificar, ni sentar cátedra, aunque algunas lenguas viperinas crean que cuando hablo lo hago. Esto es como dijo el torero: “Desde luego que tiene que haber gente “pa tó”…

La cita en alemán son las última palabras de Don Johann Wolfgang von Goethe, es decir, ese señor que aparece en el cuadro, y que significa en español “Luz, más luz…” Es una frase enigmática, que connota más que denota (cosa que me suele gustar bastante) y que ha dado más de un quebradero de cabeza a cuanto sesudo erudito ha intentado interpretarla, así que no seré yo quien lo intente… Cada uno que la lea como quiera… El ponerla en alemán es que, como mis amigos saben proeso gran devoción al pueblo alemán y su lengua y cultura.

El porqué de la imagen es porque lo que en ella se representa es, como hemos dicho a Goethe, durante su viaje a Roma, ciudad a la que amo y cuyo idioma estudio también al igual que el alemán. En Goethe se aúnan esas dos vertientes y es por ello que la pongo ahí como insignia.

Por último ahí os pongo un par de links de blogs de amigos, con los que espero que os solaceis. Uno es de mi gran amigo el “Canónigo”: losbocoydepepe.blogspot.com quien se toma el trabajo de actualizarlo casi a diario, con maravillosas fotos. El otro es del menos pródigo (no por pereza, sino por saturación de trabajo y vida familiar) Rafael Organvídez: rafaelorganvidez.blogspot.com

Anuncios

Una respuesta

  1. Bienvenido a la “blogosfera”, amigo Fran. En efecto, es ésta una buena forma de mantenernos cerca. A los buenos amigos y a la buena gente uno sabe que siempre la tiene cerca, porque están cuendo los necesitas. Por medio del blog, no se tratará sólo de una cercanía intuida, sino real, por muy virtual que sea.
    Lo dicho: buen amigo, buena persona, bienvenido. Por aquí pasearemos a menudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: