Tras un largo parentesis

A veces uno no goza del tiempo que necesitaría para poder hacer una entrada diaria. Son muchos los avatares, tanto felices, como tristes que envuelven el quehacer cotidiano, y como dicela Biblia: “Cada día tiene su afán” y no siempre este afán tiene forma de entrada en un blog.

Tengo que decir que me han pasado muchas csas desde la última entrada, algún desengaño, pero sobre todo una magnífica cena.

El día 5 estuve de cena junto con buenos amigos, a los que me une una ya estrecha amistad, a pesar de que a muchos de ellos los conozco hace poco. E incluso encontré a alguien, que si bien lo conocía desde hace tiempo, no habíamos intimado como hasta ahora, que nos hemos dado cuenta (¿verdad Carlos?) de que más que amigos somos casi almas gemelas. Gracias a todos por apuntalarme en estos momentos.

Como no podía faltar la nota erudita, ahí va: 

Voltaire decía de Arnauld que el placer de escribir en libertad era para él lo más importante” Pascal Quignard: Las sombras errantes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: