Cuando uno se debe entregar a la redacción de un texto no puede hacer otra cosa que entonar un Te Deum por la existencia de los ordenadores (sobre todo Apple) y de los procesadores de texto. Imaginaos tener que redactar un texto amplio con notas a pie de página y todos sus avíos como un monje medieval. Para abrirse las venas con un cepillo de dientes…

Pues aquí que me he entretenido toda la tarde con el sol canicular hasta el lubricán en leer y desentrañar todos los pasajes bíblicos en que se hace referencia al acto de soñar. Gracias a Dios nuevamente, los herejes protestantes hermanos separados han elaborado concordancias que son la envidia de nosotros los católicos. Y todo esto para que los que nos critican digan que los católicos no conocemos la Biblia. Por cierto, magnífica la edición de la Vulgata en latín que está colgada en la página del Vaticano.

En fin, creo que al menos me habré quitado algún día de purgatorio con tanto trabajo. 

Por ultimo nuntio vobis gaudium magnum, en otoño tenemos nuevo libro de 

 

el Cardenal Martini. Y es que, como rezaba el viejo eslogan, Martini invita a vivir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: