Convalecencias

Uno toma conciencia de la fugacidad de la vida, de lo poco que valemos y de que esto es realmente como decía Santa Teresa, una mala noche en una mala posada, cuando ve la enfermedad alrededor. Y no me refiero a una simple gripe o un resfriado, sino a cosas más complicadas. Esto me está sucediendo estos días, y por ello quiero que esta entrada mía sirva como consuelo a un amigo mío que está convaleciente, que Dios, que está en una foto a su cabecera, maniatado en San Antonio Abad y Su Bendita Madre cuya foto está en el mismo sitio lo amparen, protejan y curen pronto. Como nunca viene mal un intercesor, sirva para ello esta Santa Rosalía, a quienes muchos invocaban como patrona de los enfermos

Anuncios

Una respuesta

  1. Tendremos a tu “primitivo” amigo en nuestras oraciones.
    Un abrazo a los dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: