El valle de tus ojos

A Rafael G. Organvídez

foto-virgen-del-valle

(Foto: Roberto Villarrica)

Otro de los presagios de lo inminente es reencontrarnos de cerca con los ojos de la Virgen del Valle, esa Virgen enmarcada por el esplendor argentífero de su altar, en el cual, en una de las esquinas aparece cada año, obra del prodigio de Manolo Palomino, una imagen que parece más propia de una vanitas holandesa que parte de un altar sevillano: nautilus como incensario, relicario, bandeja de plata, flores… conjunción que hubiese hecho las delicias de un Vermeer. Y si bien esto nos habla de la fugacidad de la vida, luego lo compensamos con el agua del valle de tus ojos, aguas vivas, insondables, un agua que nos llama como decían antiguamente que llamaba el agua de los pozos y de los registros de las norias y que entonces te ahogabas, pero aquí sólo es posible anegarse de consuelo, por la cierta esperanza, que es verde como sus ojos y que en ellos guarda.

Anuncios

2 comentarios

  1. Cuánta dulzura en esa mirada triste; cuánta tristeza en esa mirada dulce. La Virgen del Valle es una de mis mayores debilidades, Fran. Un abrazo.

  2. Muchas gracias por la dedicatoria, Fran.
    Esta mañana, a pesar de que estaba de inventario, pude hacer una escapada para acercarme al templo y besar Su mano.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: