Retornos

Muchos creerán que había entregado que había entregado ya la cuchara, pero eso en absoluto es cierto. Simplemente es mejor guardar silencio cuando no hay nada nuevo que decir, o por hacer referencia a Ruben Darío, es mejor hablar como las águilas callan, pues también el silencio es una forma de decir algo.

Continúo con mis clases (demasiadas) y mis idiomas, además de mantener la actividad concerniente al vicio solitario. En torno a este, decir que nuevamente me ando por centrouropa, fundamentalmente en tiempo de entreguerras.

La verdad es que uno, tendente a la melancolía, como mejor describir su anhelo puede es con el final de cierto poema de Antonio Colinas:

Y yo sólo deseo salvar mi claridad,
sonreír a la luz de cada nuevo día,
mostrar mi firme horror a todo lo que muere.
Señor, aquí me quedo en vuestra biblioteca,
traduzco a Homero, escribo de mis días de entonces,
sueño con los serrallos azules de Estambul.

Anuncios

2 comentarios

  1. Te noto el cuerpo de vacaciones. Como Colinas, también ando traduciendo, pero textos más prosaicos que los de Homero.

  2. Bella estrofa esta de Colinas. No creo que Casanova fuera tan sensible…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: