Leipzig

 Blog Leipzig Sábado 11 032

Éste, señores es el monumento al sin par Bach, que se haya enterradito justo en el edificio que está a su espalda, que a la sazón es la Iglesia de Santo Tomnás, donde tantos años trabajó. La verdad, yo no se si eso es un premio o un castigo, no quisiera yo dar con mis huesos para la eternidad en un IES, la verdad.

La ciudad es preciosa, con bellos edificios, iglesias coquetas que podrían pasar por católicas, buena comida… Ahora, eso sí, me cayó la del Tigre, parecia viernes santo con mala follá y el Cachorro en la Magdalena. Hacía tiempo que no veía llover así. El domingo en Weimar llovió a ratos, pero me dio tiempo a pasear y ver bastante, lo malo es que apenas pude hacer fotos porque se me fue la bateria y olvide llevar la otra. En fin, otra vez será.

Dresde la nuit

 

Dresde 6juni 047

Heme ya aquí en tierras sajonas. Os hago un breve resumen. La ciudad bien, aunque yo aún no he averiguado si vivo en Dresde norte o en Berlín sur, ya que mi apartamento está donde Cristo dio las tres voces. Por otro lado, la ciudad tiene paisajes muy bonitos, como podéis comprobar en la foto, que esta tomada desde Marienbrücke y desde el que se ve el Zwinger, que es un palacio, la torre de la catedral (católica) y la cupula de la Escuela de artes.

Esta noche voy a ver el Caballero de la Rosa, así que ya os contaré. Por lo demás todo marcha bien y no sus preocupeis que no me estoy saltando la dieta. Besos y abrazos por doquier.

Con un pie en el estribo…

y con la maleta aún por hacer. Me encamino mañana a tierras sajonas, concretamente a Dresde, donde pasaré cerca de un mes. Ya os ire contando.

Haiku

jardinZen

Al hilo de un post de mi amigo Juan Antonio he decidido hacer un haiku, el primero de mi vida, ateniéndome a dos de sus reglas originales que se suelen olvidar: fuera verbos y la existencia de una palabra central que aluda a la estación del año. Ahí va, sean benévolos:

Aire en las hojas,
sol en el horizonte,
estío en torno.

De itinere

Pues si, de caminos, caminos a Alemania que emprenderé en breve. Hoy escribo desde un sitio peculiar, la sala de lectura de  la Biblioteca  del rectorado, donde me hallo diccionario en ristre, woerterbuch

estudiando vocabulario alemán de cara a mi próxima estancia en el Goethe Institut de  Dresde. En fin, seguiremos estudiando…

Sobrecogimientos

Proust2

Como decía hace muchos años María Jiménez “Ahora ya, mi mundo es otro”, y la culpa la tiene Proust.

Tras diversas postergaciones, ayer decidí coger el toro por los cuernos y adentrarme, o más bien sumergirme, en las páginas de “Por la parte de Swann”. Fue una experiencia similar a cuando escuché a Mahler por vez primera. Sobrecogido, leía lentamente y paraba cada pocas páginas para coger aire, en un estado próximo a la enajenación.

Hoy me atreví incluso a hacer lo siguiente con un grupo de primero de ESO (bueno excelente): les pedí que entornasen un poco las persianas para que la luz entrase tamizada, que cerrasen los ojos y respiraran profundamente y que se mantuviesen así mientres les leía un texto. No mencioné ni autor ni título. Les comencé a leer el pasaje en que recuerda como su madre le daba el beso de buenas noches. Paré de leer, abrieron sus ojos arrobados y me pidieron “Por favor, leenos más”. Si es capaz de hacer esto con niños de doce años, imaginaos en adultos.

Varias han sido las razones para el retraso en esta labor. La primera el polvillo de la crítica y los tópicos sobre la obra, la segunda la pereza de la horrorosa encuadernación de los volumenes de Alianza, que en formatos gruesos se desencuaderna con facilidad, la tercera, el amaneramiento del Salinas traductor. Hoy, libre de prejuicios, solucionó el resto con la maravillosa traducción de Carlos Manzano y la cuidada encuadernación de Lumen. No lo dejen pasar. Sumérjanse.

Hitos

2914638835_6daa48f75b

A Juan Antonio González y al Canónigo Alberico, que ya pasaron por esto

Cuando uno se propone emprender un camino, lo primero es hacer como en el proverbio zen: El día de la toma de decisión es el día de actuar en consecuencia, y estar concienciado de que, como dice otro proverbio zen: Un rayo de sol, no basta para diez días de helada. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, sobre todo si lo que quieres emprender es una dieta, como es mi caso.

El día 23 de febrero me largó mi endocrino un papelajo cuyo encabezado rezaba, 1000 calorías, y así llevo ya 3 meses. Estoy justo en la mitad del proceso, y además hoy alcancé el primer hito: he tenido la primera cita de control, en la cual me han dicho que muy bien y que continúe. Incluso me permite una vez a la semana comer lentejas, o chicharos, o arroz, pero una vez a la semana. LLevo ya perdido 20 kg 600 g. Y la verdad es que aunque hay momentos en que lo pasas muy mal, si te acuerdas justo en ellos que, como dice el proverbio zen, al pie del faro es donde la oscuridad es mayor, se te va haciendo llevadero. Así pues, continuemos, disfrutando de tres tallas menos (de momento…)